La Bolsa de Bielsa

Esta batalla supuso el último reducto de resistencia republicana en el Pirineo aragonés durante la Guerra Civil y trajo consigo la reducción a cenizas de Bielsa y sus aldeas por parte del bando nacional con ayuda de la aviación italiana y alemana.

Entre el 14 de abril y el 15 de junio de 1938 se decidió la suerte del Alto Aragón en la Guerra, ya que aquel verano el ejército sublevado se abrió paso hacia Cataluña y supuso el preludio de la posterior victoria de Franco.

La Bolsa de Bielsa se recuerda como él último episodio bélico de la guerra civil española entre los sublevados y republicanos en el Frente aragonés, pero también se reconoce como símbolo de una tenaz resistencia por parte de la 43 División del Ejército Popular de la República, dirigida por Antonio Beltrán, “El Esquinazau”.

Dos meses de resistencia

Fueron 63 días de confrontación en terrenos montañosos que resumen el final de 3 años de conflicto en España.

Tras la caída del Frente de Aragón en los valles del Cinca y el Ara, apenas 7.000 soldados, con 4 cañones como armamento, aguantaron el asedio de 14.000 hombres del bando nacional que contaban con apoyo aéreo y un número ocho veces mayor de piezas de artillería.

Las particularidades orográficas, el mal tiempo y la perseverancia de los integrantes de la Bolsa hizo que este reducto republicano plantase clara a su enemigo más tiempo del esperado si tenemos en cuenta la desigualdad numérica y armamentística de ambas facciones.

En este episodio de guerra de guerrillas, los republicanos se fueron quedando sin recursos, hacinados en un terreno reducido tras la destrucción, por parte del ejército franquista, de todos los puentes e infraestructuras que podrían haberles dado soporte.

En mayo, la rendición por parte de los republicanos era más que flagrante, por ello, en junio de ese año, más de 4.000 civiles fueron evacuados a Francia pasando la montaña por Puerto Viejo.

Éxodo a Francia

Cuando llegaron los soldados republicanos el 16 de junio a territorio francés comprobaron cómo los campos de refugiados se abarrotaban de la población civil huida anteriormente y esas personas eran trasladas a otras zonas de asilo.

En esta situación, solamente unos 400 soldados de la 43 División regresaron a España a las zonas ocupadas por el ejército de Franco. Los más de 6.000 hombre restantes de esta tropa, tras haber resistido aislados sin municiones, volvieron a Cataluña para seguir combatiendo.

Cuando llegaron los soldados republicanos a territorio galo entre el 15 y el 16 de junio, los campos de refugiados estaban abarrotados por la población civil que previamente, a principios de abril, había huido a Francia. Como no había suficiente sitio para abastecer a tanta gente, la población civil fue traspasada a otros campos de refugiados.

Tan sólo 411 soldados de la división 43º regresaron a España a la zona ocupada por los franquistas. Por otro lado, 6889 soldados de la división, después de resistir aislados, sin reservas ni municiones, volvieron a España por Cataluña, a la zona controlada por los republicanos para seguir combatiendo.

Honor y ejemplaridad

A pesar de las nefastas consecuencias que supuso la Batalla de la Bolsa de Bielsa (destrucción total de las villas y el exilio de muchas personas a Francia que nunca pudieron volver a su hogar), este hito tuvo enorme resonancia a nivel nacional y hasta el mismísimo presidente dela Segunda República, Juan Negrín, se interesó por este heroico episodio y le sirvió para animar al resto de sus tropas que batallaban por los diferentes puntos de España.

Aquí puedes compatir este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp
MUSEO DE BIELSA • JOSE Mª ESCALONA • Plaza Mayor, s/n • 22350 Bielsa (Huesca) • Teléfono: 974 50 10 00 • secretaria@bielsa.com